DEL 1 AL 30 DE SEPTIEMBRE DEL 2017

En las distintas prendas y objetos utilizados en las celebraciones católicas, se distinguen colores particulares, que tienen un significado especial.

El color litúrgico blanco es propio de la Pascua, Navidad, Jueves Santo, Corpus Christi, fiestas del Señor, Matrimonio y Bautismos entre otros.  Es el color del gozo pascual, de la luz y de la vida. Expresa alegría y pureza.

El color morado, color penitencial, se usa en los tiempos de Cuaresma y de Adviento. A veces en funerales y misas de difuntos. La estola del sacerdote es morada, cuando imparte el sacramento de la penitencia o en las misas penitenciales. Este color indica la esperanza, el ansia de encontrar a Jesús y es signo de penitencia y austeridad.

El color rojo es propio del Viernes Santo, de las fiestas del Señor referidas a la Pasión, fiestas de los mártires, fiestas o misas del Espíritu Santo, del sacramento de la Confirmación, aunque en este último también puede usarse el color blanco. Es usado por los Cardenales en el Funeral del Sumo Pontífice. Este color  representa la sangre de Cristo y el fuego.

El color verde es propio del Tiempo Ordinario. Expresa la juventud de la Iglesia y el resurgir de una vida nueva.

El color rosa es propio de los domingos de Gaudete (III de Adviento) y Laetare (IV de Cuaresma), es símbolo de alegría.

El color negro, puede usarse en las misas de difuntos.

Lo que usan los padres y lo que usa el papa es distinto, ya que este último,  como jefe de la iglesia se  destaca por sus prendas, elementos y accesorios.

CASULLA: Es la vestimenta que se pone sobre el alba y está compuesta por una pieza larga de tela con una abertura al centro a modo de cuello. Cambia de color dependiendo de la celebración religiosa y del tiempo litúrgico. Es blanca en fiestas y solemnidades, verde en tiempo ordinario, roja en fiestas de mártires y misas especiales de los santos; y morada en la Semana Santa, Cuaresma y en las misas de difuntos. Es el símbolo de la caridad y representa la dulzura y suavidad del yugo de Cristo.

ALBA: Túnica blanca y amplia que cubre al sacerdote que celebra la misa,  desde arriba hasta abajo. Va sujetada a la cintura por el cíngulo.

CÍNGULO: Especie de lazo que sujeta el alba a la cintura, que simboliza la pureza de corazón que lleva el sacerdote al altar. Tiene una borla en cada extremo. Usualmente es blanco, aunque también puede ser dorado o del color litúrgico correspondiente a cada celebración.

ESTOLA: Vestimenta litúrgica en forma de banda larga y estrecha, que llevan solamente los ministros ordenados. Obispos y sacerdotes la llevan sobre el alba, colgando del cuello hacia el frente y sostenida por el cíngulo. Los diáconos la visten sobre el hombro izquierdo y la fijan a la derecha de la cintura. Generalmente es del mismo color que la casulla.

DALMÁTICA: Es la vestidura litúrgica exterior del diácono que aún se utiliza en las misas solemnes, en las procesiones y bendiciones, excepto cuando estas procesiones y bendiciones tienen carácter penitencial.

MITRA: Es una pieza de tela que a modo de sombrero, dirige hacia el cielo en punta y cuenta con dos bandas que caen sobre la espalda. Únicamente se lleva durante eventos solemnes y en las misas, representando el honor y el poder.

Préstamo: Orden de Hermanos menores Capuchinos - Iglesia de la Concepción     Bogotá D.C.