Los vestigios arqueológicos encontrados, así como el testimonio de los cronistas, permiten asegurar que las fajas o chumbes fueron de uso más o menos generalizado en tiempos prehispánicos.

La palabra chumbe viene del quechua y significa faja o ceñidor; los españoles llamaron a esta faja maure.

En la actualidad, diversas comunidades de indígenas y artesanos tejen chumbes o fajas con algodón, lana y fibras sintéticas. Además de las funciones cotidianas, entre los indígenas, el chumbe es una prenda de gran valor simbólico.

Los indígenas del Cauca tejen en telares de horqueta, chumbes que usan para cargar el bebé junto con un rebozo en la espalda de su madre o para ceñirse el anaco o falda a la cintura.

Para los Inga, el chumbe es un elemento protector del vientre femenino, espacio en donde se inicia la vida. Él recoge sus formas del pensamiento a través del tramado del rombo, figura geométrica que simboliza el vientre y el mundo con los cuatro puntos cardinales.

La  Si’ira es una faja ancha que sostiene el taparrabos del hombre Wayúu. Es tejida sólo por algunas mujeres por su técnica y sus diseños elaborados y complejos.

Puedes visitar la pieza de interés "El Chumbe" del 1 de septiembre del 2017 al 1 de enero del 2018